Cuando cambiar los amortiguadores

En un vehículo los amortiguadores juegan un papel muy importante en la seguridad porque son los encargados de la estabilidad del mismo. Si buscas las mejores piezas segunda mano volkswagen lo mejor será visitar el desguace de Despieces De, porque allí encontrarás siempre los precios más ajustados del mercado.

Pero, es probable que no sepas cuándo se cambian los amortiguadores de tu vehículo, y por este motivo te he preparado este post. Aquí encontrarás información muy valiosa para que puedas saber cuándo es el mejor momento para hacer el cambio, así que, te invito a seguir leyendo.

Indicadores de que tus amortiguadores necesitan un cambio

Para saber si tus amortiguadores necesitarán un cambio, debes fijarte en algunos puntos que resultarán básicos como son los siguientes:

Estabilidad del vehículo

La estabilidad de tu vehículo se puede observar fácilmente a simple vista, para ello lo único que tienes que hacer es aparcarlo en un lugar plano. Observa tu vehículo a la distancia para que puedas ver la línea que se forma entre el pavimento y las defensas del coche.

Esta debe ser completamente paralela para que te asegures de que los amortiguadores están en buen estado. Si tu coche se inclina hacia algún lado, será el momento de hacer el cambio de los mismos.

Estado exterior

Es importante estar verificando que los amortiguadores no vayan a estar oxidados porque esto puede afectar su funcionamiento. Esto puede suceder especialmente en terrenos donde existe mucha concentración de sal en las vías, lo que llevará a que los amortiguadores se oxiden rápidamente.

También debes verificar que no existan fugas de aceite en los mismos, para lo cual debes verificar el suelo donde aparcas el coche normalmente. Si tus amortiguadores tienen fugas, lo mejor será llevar tu coche de inmediato al taller mecánico para hacer la reparación del mismo.

Prueba del rebote

La prueba del rebote es una prueba que debes hacer para comprobar rápidamente el estado de tus amortiguadores. Es una prueba muy sencilla, porque consiste únicamente en ejercer presión sobre la carrocería hasta que descienda, soltar la presión y observar el movimiento.

Tu coche debe volver a su posición original en un solo movimiento, el cual debe ser constante y controlado. Pero, si comienza a dar varios rebotes antes de volver a su posición, será el momento de hacer el cambio de inmediato de los amortiguadores, porque estos estarán en mal estado y no tendrás un buen nivel de seguridad en las vías.