El cuidado de la suspension del coche

El sistema de suspensión no suele ser de los primeros en venir a la mente de los conductores al llevarse a cabo el mantenimiento del vehículo, cuando debería estar entre los primeros por ser uno de los primordiales para la seguridad activa del coche. Cuando una suspensión no recibe los cuidados pertinentes, podría causar que el automóvil se salga del camino, aun teniendo unos neumáticos nuevos y buenos.

La función principal de la suspensión es minimizar el impacto que producen las irregularidades presentes en el terreno, que se mantenga el contacto entre el suelo y el automóvil, y asegurar mayor comodidad para los usuarios. Este sistema se compone de elementos que absorben las alteraciones del camino, como las barras de torsión o las ballestas; y otros, como los amortiguadores, que disipan esa energía de manera controlada.

El problema más común en cualquier vehículo es el desgaste por envejecimiento progresivo en los amortiguadores. Cuando ocurre, el coche rebota mucho con los desniveles del suelo, lo que convierte a su vehículo en una especie de pelota a merced de los desperfectos del camino. Al ser un desgaste progresivo es fácil acostumbrarse a ese tipo de irregularidades, por lo que no se va notando el cambio hasta que es algo muy perceptible.

Consejos para mantener en buen estado la suspensión

Para que la suspensión permanezca en buen estado es necesario revisarla en un taller de su confianza cada cierto tiempo. Sin embargo, hay algunos cuidados que podrían ser de ayuda para que la amortiguación no sufra tanto daño:

  • Evite conducir a alta velocidad cuando el camino tenga demasiadas irregularidades.
  • Chequee con frecuencia la presión de los neumáticos.
  • Tenga cuidado con el peso que carga en su vehículo. Si se excede, puede ser muy dañino para la suspensión.
  • Manténgase atento a los ruidos del coche, así como también si nota alguna pérdida repentina del control del vehículo.
  • Acuda al servicio técnico, si pierden aceite los amortiguadores o cuando al coche se le dificulta estabilizarse después de pasar por un bache, si se sacude demasiado ante los desperfectos de la vía, y si oscila batiéndose cuando el viento le golpea por un lado lateral.

La mejor manera de evitar las averías es prevenirlas. Si debe hacer reparaciones, puede valerse de piezas de segunda mano para que el presupuesto no sea tan elevado. Visitando https://www.piezasdesegundamano.es podría conseguirlas con facilidad y desde la seguridad de su casa u oficina.