CORRER EN LA PLAYA. ¿ES BUENO O PERJUDICIAL?

Todos sabemos que caminar es muy beneficioso para el organismo, incluso por la arena suelta de la playa y que incluso hace que mejores la fuerza de tus tendones o la potencia de tu zancada. Pero no podemos decir lo mismo en el caso del running, ya que es un terreno inestable que puede hacer que te lesiones con facilidad ya que tus piernas deben adaptar cada zancada a este terreno más blando. Las mayores lesiones que pueden generarse corriendo en la arena blanda son las sobrecargas musculares en los gemelos o problemas en el tendón de Aquiles.

Si hablamos de correr en la arena mojada en vez de en arena suelta, es diferente ya que la superficie en este caso es más compacta, pero aparece un nuevo problema y es la inclinación de la superficie de la playa.  Este problema, lo que puede ocasionar es que tengas problemas en la cadera o zona lumbar por correr inclinado. Para solucionar este pequeño problemita, puedes intentar salir a correr cuando la marea esté más baja para que la inclinación sea menor y disminuir las molestias.

En cualquier caso, es recomendable que si eres de los que se atreve a salir a correr por la playa, lleves siempre zapatillas y que por supuesto intentes que no se mojen con el agua del mar ya que si no conseguirás que tus pies terminen llenos de heridas y rozaduras.

Siempre ve acompañado de un reloj pulsómetro para controlar tu esfuerzo. Una web de referencia como pulsómetrosinbanda.com te puede orientar sobre cuál necesitas.

Lo más acertado, si te gusta correr por la playa, es salir a correr por una zona asfaltada y terminar tu entrenamiento por la playa, intentando siempre no superar los 15-20 minutos en este terreno y de este modo evitar los entrenamientos largos en la arena.

Y si te gustan los masajes, puedes terminar esta jornada de deporte, con un paseo por la orilla, con el agua cubierta hasta los tobillos, de modo que consigues refrescarte, disminuir los procesos inflamatorios y aumentar el retorno venoso de tu sangre, cosas que harán que tu recuperación sea mayor.

CORRER POR LA PLAYA SÓLO EN VERANO

Pero no te asustes si te gusta correr en la playa, porque estos problemas que estamos comentando son importantes cuando corres durante todo el año en la playa. Si por el contrario, solo vas a correr por este terreno durante unos pocos días de verano o vacaciones no te preocupes que no pasa nada por un poco de desnivel. Puedes correr de este modo 15-20 días al año y tienes como premio un buen chapuzón al final de la jornada.

Además, si has sufrido durante el año una fascitis plantar, correr en la playa tiene la ventaja de que sirve en cierto modo de ejercicio de rehabilitación ya que el impacto de la pisada es menor que al correr por el asfalto y disminuirán también la carga de tus rodillas. Pero lo que no debes olvidar nunca es que correr por la playa debe ser siempre gradual, ya que si no estás acostumbrado, debes hacerlo poco a poco e intercalar minutos de carrera con minutos de caminar para evitar sobrecargas musculares.