Las Películas Animadas también son para los Adultos

El género de las películas animadas, ha logrado hacerse un espacio entre las favoritas del público, y aunque están dirigidas a los niños, gran parte de la audiencia que van a las salas de cine a disfrutarlas, son adultos.

Muchas de estas historias están llenas de alusiones intertextuales que solo una persona adulta puede llegar a entenderlas y que los niños fácilmente pasan desapercibidas o no les encuentran sentido.

Es por ello que estas películas animadas logran captar tanto público adulto, que a pesar de no tener hijos o sobrinos, acuden a las salas de cine por cuenta propia.

Este año una de las películas animadas más esperada ha sido la de Toy story 4, desde su primera entrega esta saga logró obtener un gran éxito, la historia de los juguetes de Andy, de cómo cobran vida cuando no tienen personas cerca.

Luego llego la segunda entrega, en donde woody y buzz light year son amigos inseparables, se obtuvo una gran aceptación por parte del público en general, y tanto ha sido el éxito de esta historia de los juguetes de Andy.

Que finalmente llegaron a las salas de cine la tercera y cuarta parte, aunque ya Andy es un joven y está en la universidad, sus juguetes siguen viviendo grandes aventuras.

Ventajas de ver Películas Animadas con tus Hijos

Además de entretener, ver películas animadas con tus hijos puede aportar beneficios  para ambos, esta actividad es ideal para compartir con los pequeños, es una manera de poder alimentar es relación de padres e hijos.

Puedes tener una clara idea de cuáles son sus gustos, en base a las películas animadas que prefiere ver, cuáles son sus sentimientos y emociones, esto sucede cuando sienten empatía con los personajes, y les hace experimentar ciertos sentimientos y demostrar diversas emociones.

Además de que estas películas animadas siempre traen consigo un gran mensaje, sobre el amor hacia la familia y amigos, lealtad, valentía, amistad, entre otras cosas, mensajes y enseñanzas positivas.

Es una buena oportunidad para conectar con ese niño interno que todo adulto lleva por dentro, así los niños pueden sentir una mayor conexión y afinidad con sus padres, quienes al igual que ellos disfrutan y se emocionan con los dibujos animados.

Ayuda a incentivar su imaginación, a ver los problemas y dificultades desde otra perspectiva, les enseña que a pesar de las dificultades siempre pueden encontrar el valor para superarlas.